martes, 15 de diciembre de 2015

5 prendas de terciopelo que necesito YA en mi armario


Yo, cuando salgo al campo


Se acercan las Navidades. Vamos, que ya las tenemos encima, y no sé vosotros pero a estas alturas yo ya llevo dos cenas y una comida festiva y me quedan, así contando con lo seguro, otras tres comidas, una cena y un bautizo. Tracatrá. En fin, vamos a lo que importa:

Los polvorones.
Los turrones.
Los regalos.

Quiero muchas cosas porque soy una de esas personas desgraciadas a las que le gustan los zapatos Y los bolsos Y los trapitos Y los libros Y los dvds Y los viajes Y TODO, así por acortar, pero me he decidido por cinco cositas de nada, pero cinco cositas de nada hechas de terciopelo.

Porque, como ya sabéis, el terciopelo es el material del que están hecho los sueños.  En fin, vamos al lío:

Bolso de Zara


Este bolso me tiene muy, pero que muy loca. Es de esas cosas que luego te pones tres veces en toda tu vida pero QUÉ MÁS DA. Cuesta 29,95 euros y no hay tallas posibles, así que no os vais a equivocar. Si me lo vais a regalar podéis pasar olimpicamente del envoltorio y meterlo en una bolsa de Mercadona porque, DE VERDAD, no me importa. 


Vestido de Zara 


Sí, repito con la marca, pero es que es uno de los vestidos más bonitos que he visto últimamente. Obviamente, ni soy tan rubia ni estoy tan buenorra, pero estoy segura de que podré defender el vestido con alegría (especialmente después de un par de copas de Gloria). Cuesta 49,95 euros, sí, pero sé que vuestro amor no tiene precio. Si no encontráis ese, podéis regalarme este o este otro. que no se diga que no os lo pongo fácil... 


Kimono de Bershka


Sí, quién iba a decirlo. Yo, mirando cosillas en Bershka. Pues ya veis, torres más altas han caído. Este kimono me parece una auténtica preciosidad y, aunque tiene un aire a lo prostituta polaca de la ocupación, me dan ganas de ponérmelo hasta para fregar los platos. Cuesta 35,99 euros y sí, parece una bata de estar por casa, pero os prometo que la tendría puesta TODO EL DÍA. 


Zapatos de Stradivarius


Uff. Como dirían mis amigos del cineclub cada vez que Veronica Carlson sale en pantalla (son mayores, pero aún no están ciegos), estos zapatos se merecen un UFFFFFF y de los gordos. No sólo son de terciopelo y preciosos, además son hasta cómodos. ¿Qué más podemos pedirle a la vida? Cuestan 29,95 euros y calzo un 39. De nada, ¿eh? 


Lencería de Oysho


Os pongo este, pero en realidad cualquier conjunto bonito de lencería en terciopelo me gustará, porque tengo un ligero (ejem) problema de adicción a la lencería fina del que otro día os hablaré. Cuesta 19,90 euros, pero en serio, cualquier cosa bonita en terciopelo me vale. NO, EN SERIO. Echadle imaginación, anda.



Otro día os hablaré del encaje, porque también tengo predilección por él, y es que se ve que en mi interior vive una pequeña cortesana francesa sin problemas económicos, porque esto no es ni medio normal. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada